Muy queridas amigas de Puerta Abierta Recreando, les escribo con el corazón agradecido por tanta vida compartida en Buenos Aires, en nuestras casas, en las calles, en las plazas… seguramente Dios nos regala ahora seguir compartiendo la vida en nuestros corazones, en el recuerdo, en el cariño, que más allá de la distancia sigue cálido y firme!
Quiero agradecerles por todo lo que cada una me brindó a lo largo de tantos años vividos junto a ustedes. En mí viven esas enseñanzas, aquellas experiencias alegres y también los momentos de sufrimientos que atravesamos. Todo forma parte de este don maravilloso que Dios me dio, de ser feliz junto a ustedes, y tener la gracia de contemplar los frutos que la Familia Oblata fue sembrando durante muchos años. Somos todas parte de una misma historia, queridas mujeres de Puerta Abierta!!! Y estamos llamadas a continuar escribiendo y recreando nuestra propia historia, con esperanza y  alegría de saber que hay alguien que nos recuerda con cariño.
Hoy estoy continuando mi camino de misión Oblata en la Ciudad de Montevideo – Uruguay… y poco a poco sigo escribiendo mi historia junto a las Hermanas, María y personas amigables de Casa Abierta. Aquí también se vive con esperanza la invitación de Madre Antonia y Padre Serra, de ir transformando en realidad los sueños de las mujeres.
Les envío muchos abrazos para todas!!! Los nombres de cada una están grabados en mi corazón!!! Tengan la certeza que siempre las llevo conmigo!!! Es imposible olvidar tanta vida compartida!!! Pido a Jesús Redentor que siempre las acompañe y cuento con la oración de ustedes.
Las quiero mucho y la puerta de mi corazón está siempre abierta para cada una de mis queridas Hermanas, compañeras, amigas de Puerta Abierta!!! Mi abrazo enorme!
H. Mariana Serrano


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.