Es el jefe de la Delegación Neuquén de ese organismo, Mariano Molina, quien la semana pasada denunció que unas veinte mujeres dominicanas estaban siendo víctimas de este delito.

La fiscal federal Cristina Beute le tomará declaración hoy. “Estas mujeres vienen, se casan en Neuquén y después terminan en los lugares nocturnos”, había dicho.

Neuquén > El jefe de la Delegación Neuquén de la Dirección Nacional de Migraciones, Mariano Molina, está citado hoy a declarar ante la fiscal federal Cristina Beute, quien comenzó una investigación sobre un posible caso de trata de mujeres de la República Dominicana, impulsada luego de las declaraciones del funcionario la semana pasada.
Molina había asegurado ante los medios de comunicación que un grupo de veinte mujeres de ese país estaban siendo víctimas de trata de personas, por lo que Beute lo convocó a que presente toda la documentación que posea para avalar sus declaraciones.


Ante la prensa, Molina expresó “estas mujeres vienen, se casan en Neuquén y después terminan en los lugares nocturnos. Evidentemente hay alguien que las maneja o les sugiere qué es lo que tienen que hacer”. Y agregó “les consulté muchas veces si estaban obligadas y dicen que lo hacen porque quieren, aunque también dicen que no pueden volver a su país porque ya tomaron como obligación el trabajo de prostitución”.
El funcionario comentó que es integrante de la Mesa Provincial de Lucha contra la Trata de Personas y aseguró que en ese ámbito discutieron muchas veces esta situación.
Al consultarlo acerca de los motivos por los cuales no realizó una denuncia judicial, Molina dijo que “las propias mujeres se niegan a decir la verdad”.
“Esperamos los elementos para definir la trata. Cuando iniciamos los expedientes y en la charla con estas mujeres ninguna hasta hoy nos dijo que es víctima ni que la obligan a prostituirse, más allá de lo que trato de hacer no se pudo lograr. Pero de parte de ellas nunca te dicen que sí, dicen que están por su cuenta”, explicó el funcionario.
El jefe de la delegación Neuquén de la Dirección Nacional de Migraciones comentó que “no tienen pruebas”. “Tenemos solamente la presunción de que algo hay porque ellas vienen, se casan y después se generan estas situaciones de que los datos no son los de una pareja conformada, porque cuando querés ir más allá de eso tenés la negación de las propias mujeres”, describió.
Remarcó “no podemos romper la barrera de la propia persona que no se ayuda a sí misma”.

Casos
Liliana Papa, integrante del colectivo feminista La Revuelta, consideró que “el Estado en su conjunto es responsable de que haya trata de personas. Existe porque hay muchos protagonistas dentro de la red”.
“Hay complicidades de los poderes políticos en su conjunto, está el gendarme que no ve a la dominicana que ingresa al país, la Policía que permite que existan los prostíbulos, los jueces que no investigan. Se avala la prostitución y a partir de eso a la red de trata, porque es un negocio en el que están involucrados todos”, afirmó Papa.
En mayo de 2010, las integrantes de La Revuelta brindaron apoyo a una mujer dominicana que había sido víctima de trata de personas y que estaba siendo prostituida en Añelo. Lograron rescatarla y ayudarla para que vuelva a su país.
A partir de una carta enviada por esta mujer a esta organización, a través de una médica del Hospital Heller, empezó el recorrido hasta su rescate.
“He venido a trabajar a la Argentina pero he sido engañada al llegar al lugar. Me habían dicho que trabajaría en una fábrica, pero resulta que el trabajo era en un boliche para prostitución”, explicó.
Aseguró que no desea ejercer la prostitución sino “otro tipo de trabajo” con el objetivo de “regresar a mi país”. “Tengo mi familia que consta de cuatro hijos y mi esposo. Deseo, por favor, que me ayuden para regresar. He pasado muy tristes momentos al ser engañada”, se puede leer en la carta que escribió Simona para ser entregada a La Revuelta.
Junto con otras integrantes de la organización, Papa se puso a la cabeza de esta situación para ayudar a la mujer.
Comentó que Simona viajó en avión hasta Perú y desde allí llegó a la Argentina por vía terrestre. Consideran que este recorrido es el que hacen muchas de estas mujeres.

Engaño
En el caso de Simona fue traída por un familiar que le dijo que iba a trabajar en una fábrica y terminó en un prostíbulo de Mar del Plata. Luego llegó a un cabaret de Añelo.
“A partir de que recibimos la carta fuimos guiando a Simona para que pueda decirles a sus ´fiolos´ que se venía a Neuquén a buscar otro trabajo. Ellos la dejaron salir suponiendo que obviamente no encontraría otra cosa y volvería”, relató Papa, quien comentó además que Simona llegó hasta la ciudad de Neuquén en un colectivo de línea y ellas la estaban esperando.
Si bien en la provincia no existen refugios para atender esta situación, La Revuelta se encargó de brindarle apoyo hasta conseguir que el Estado colabore para darle los resguardos necesarios y de esta manera emprender su vuelta a República Dominicana.
“La pusimos en contacto con la fiscal federal Cristina Beute e inmediatamente le tomaron declaraciones. El protocolo plantea que tenés que proteger a la víctima y darle todos los beneficios médicos y psicológicos hasta que la persona pueda reintegrarse a la sociedad”, comentó Papa.
La integrante de La Revuelta consideró paradójico que si bien detuvieron rápidamente al familiar que la había engañado “quedó en libertad antes de que Simona esté a salvo”.
“Decidimos juntar dinero para el pasaje, el Estado garantizó llevarla a Buenos Aires y nos contactamos con organizaciones de su país para que la reciban, la contengan y le garanticen atención médica continua”, concluyó Papa.

Fuente: La mañana Neuquén

Categorías: noticias

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *