El último informe del Departamento de Estado de los EEUU asegura que las víctimas provienen de las provincias del norte, las zonas rurales y la Triple Frontera. Se destaca además que el turismo sexual infantil todavía es un problema

El trabajo data de 2010, y fue elaborado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Se trata de un relevamiento de la situación general y país por país de la trata de personas, tanto con fines de explotación sexual como de trabajo forzado.
En este marco, los expertos ubicaron a la Argentina dentro de los países de “nivel 2”, es decir, aquellos cuyos gobiernos “no cumplen cabalmente con las normas mínimas dela TVPA” (Trafficking Victims Protection Act), la oficina encargada de este tema en esa repartición norteamericana, “pero que están haciendo esfuerzos importantes por lograr el cumplimiento de las mismas”.
Para los EEUU, la Argentina es una nación de “origen, tránsito y destino de hombres, mujeres y niños víctimas de la trata de personas”, dentro de lo que se ubica la “prostitución forzada” y el “trabajo forzado”.
Según indica, la mayoría de las víctimas de explotación sexual proviene de las zonas rurales del país, de las provincias del norte, del área dela Triple Frontera –que comparte con Paraguay y Brasil–, de Perú y de República Dominicana, mientras que los destinos preferidos son los centros urbanos y las que llama “provincias ricas” del centro y sur argentino.
En tanto, el informe consideró que la Argentina es país de tránsito para personas paraguayas que son obligadas a ejercer la prostitución en países como Chile, Brasil, México y Europa Occidental. Un número importante de mujeres y niños locales también sufren la misma suerte, debido a que “las extensas fronteras de son difíciles de controlar”.
Con respecto al tráfico de personas pero para trabajos forzados, se especifica que “bolivianos, paraguayos y peruanos, así como los colombianos y dominicanos, son sometidos a trabajos forzados en talleres clandestinos, en las granjas, y cada vez más en las tiendas de comestibles y en la venta ambulante”.
No obstante, el documento destaca que el país ya comenzó a legislar al respecto para evitar que esta situación empeore. En ese sentido, remarca como “esfuerzos significativos” las primeras condenas en base a la ley 26.364, promulgada en abril de 2008.
También el último informe de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones, de las Naciones Unidas) remarca que el país es uno de los que avanzó en el establecimiento de normas específicas contra la trata de mujeres y niños.
Este informe sale a la luz luego de que el fin de semana trascendiera el caso de una joven paraguaya que fue rescatada por la Policía de un prostíbulo de la ciudad de La Plata, al que llegó desde Paraguay engañada por una prima. La adolescente, de 17 años, fue obligada por un mes a mantener relaciones con entre 7 y 10 hombres por día, no le permitían salir de una habitación y estaba incomunicada. Uno de los “clientes” fue quien realizó la denuncia a las autoridades.

  Fuente: Infobae

Categorías: noticias

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El último informe del Departamento de Estado de los EEUU asegura que las víctimas provienen de las provincias del norte, las zonas rurales y la Triple Frontera. Se destaca además que el turismo sexual infantil todavía es un problema

El trabajo data de 2010, y fue elaborado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Se trata de un relevamiento de la situación general y país por país de la trata de personas, tanto con fines de explotación sexual como de trabajo forzado.
En este marco, los expertos ubicaron a la Argentina dentro de los países de “nivel 2”, es decir, aquellos cuyos gobiernos “no cumplen cabalmente con las normas mínimas dela TVPA” (Trafficking Victims Protection Act), la oficina encargada de este tema en esa repartición norteamericana, “pero que están haciendo esfuerzos importantes por lograr el cumplimiento de las mismas”.
Para los EEUU, la Argentina es una nación de “origen, tránsito y destino de hombres, mujeres y niños víctimas de la trata de personas”, dentro de lo que se ubica la “prostitución forzada” y el “trabajo forzado”.
Según indica, la mayoría de las víctimas de explotación sexual proviene de las zonas rurales del país, de las provincias del norte, del área dela Triple Frontera –que comparte con Paraguay y Brasil–, de Perú y de República Dominicana, mientras que los destinos preferidos son los centros urbanos y las que llama “provincias ricas” del centro y sur argentino.
En tanto, el informe consideró que la Argentina es país de tránsito para personas paraguayas que son obligadas a ejercer la prostitución en países como Chile, Brasil, México y Europa Occidental. Un número importante de mujeres y niños locales también sufren la misma suerte, debido a que “las extensas fronteras de son difíciles de controlar”.
Con respecto al tráfico de personas pero para trabajos forzados, se especifica que “bolivianos, paraguayos y peruanos, así como los colombianos y dominicanos, son sometidos a trabajos forzados en talleres clandestinos, en las granjas, y cada vez más en las tiendas de comestibles y en la venta ambulante”.
No obstante, el documento destaca que el país ya comenzó a legislar al respecto para evitar que esta situación empeore. En ese sentido, remarca como “esfuerzos significativos” las primeras condenas en base a la ley 26.364, promulgada en abril de 2008.
También el último informe de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones, de las Naciones Unidas) remarca que el país es uno de los que avanzó en el establecimiento de normas específicas contra la trata de mujeres y niños.
Este informe sale a la luz luego de que el fin de semana trascendiera el caso de una joven paraguaya que fue rescatada por la Policía de un prostíbulo de la ciudad de La Plata, al que llegó desde Paraguay engañada por una prima. La adolescente, de 17 años, fue obligada por un mes a mantener relaciones con entre 7 y 10 hombres por día, no le permitían salir de una habitación y estaba incomunicada. Uno de los “clientes” fue quien realizó la denuncia a las autoridades.

  Fuente: Infobae

Categorías: noticias

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *