Elegiste llamarte Misericordia

Por: Hna. Noelia C. Ramírez
Antonia, tu vida y tu ejemplo se nos presentan tan actuales en este mundo convulsionado por la violencia y la injusticia.
Tu nombre: Antonia María de la Misericordia. En 1870, el 2 de febrero tomaste el hábito con ese nombre y así te convertías en fundadora de la Congregación de las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor.
Madre Antonia María de la Misericordia: tu nombre nos habla de la opción que elegiste y el amor se convierte en bandera que se planta en la historia con rostro nuevo de mujer.
Consagraste tu vida al amor y toda vos te convertiste en misericordia: Amor incondicional a las mujeres más vulneradas de todos los tiempos. Tu entrega a Dios fue una entrega al servicio de la mujer prostituida para que pueda vivir mejor. No hay dudas, siempre lo dijiste: “quiero que vean en ellas la imagen del Redentor”
Tu amor es concreto como la misericordia de Dios, se encarna, es exclusivo y particular y a la vez tan extensivo que abraza la historia entera.

Hoy tus hijas, esta gran Familia Oblata que formaste, seguimos tus pasos: nuestra misión es vivir la misericordia. En el nombre se impregna una identidad. Ser Oblata es ser misericordia, amor de Dios a manos llenas.
Categorías: Madre Antonia

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *