El remolino y el remanso

Hola, soy Chochi, hoy quiero contar algo que es parte de mi vida, y de una persona que se llama María, en el cuento “El remanso y el remolino”.
Paso a contar: A los 84 años mi vida cambió totalmente, muchas personas conocidas ya fallecieron, otras están en un geriátrico; yo gracias a Dios y a María que es el remolino, porque es la persona que me conoce como mi mamá, es la que se encarga de todas mis cosas, es muy servicial, me acompaña a todas partes.
Ella trajo a varias personas a la casa para que me atiendan.
El remanso que soy yo, soy lenta, por eso con María nos complementamos. Siempre al acostarnos rezamos y al levantarnos también, y hablamos de las cosas que nos fueron pasando a través de los años.
Ella es como una madre para mí, yo la quiero mucho y a la noche conversamos sobre lo que nos pasó en el día. Es una persona muy activa y en eso congeniamos, porque yo soy un cable a tierra o agua de remanso y el remolino, como dice la palabra, es como el viento que va por todas partes. Yo confío en ella y vivo más tranquila.

Misara

8 de Diciembre de 2015

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *