Hoy quise escribir para que escuchemos todas: Tenemos un espacio hermoso donde aprender al fin.

Todas tenemos sueños que queremos cumplir y también respetarnos entre nosotras, ser amables con las compañeras, hacerles notar que es importante para nosotras, el mínimo gesto para decirle que siga adelante la va a hacer darse cuenta que es del grupo.

El trabajo que hacemos es terrible, degradante, pero al venir aquí es como si tuviéramos un mameluco que no lo queremos llevar puesto, por eso les propongo una cosa: cuando lleguen a la puerta hagan como si se sacaran la ropa de trabajo, el casco y los borcegos, todo lo pesado y entre ustedes imaginarse con hermosos vestidos y moños.

Tati


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.