Online-911

 

Lo hizo la Unidad especial que investiga la trata de personas (UFASE) a raíz de encontrarse varios sitios en la provincia donde se oferta la prostitución. Uno de los locales es de un comisario retirado. Mientras la Justicia local registra pocas causas de este tipo la prensa del lugar informa a diario sobre la problemática.

27/04/2011 Un fiscal pidió investigar la actividad que se lleva a cabo en gran cantidad de locales nocturnos que funcionan en la ciudad de Corrientes, donde se cometería el delito de trata de personas con fines de explotación sexual de personas mayores de edad, y en uno de los cuales tendría como “dueño” a un comisario retirado de la policía local, según pudo saber Online-911.

El fiscal Marcelo Colombo, a cargo de la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (UFASE), lo hizo al advertir que mientras que en la Justicia local son casi inexistentes las causas que hay de este tipo, los medios de prensa provinciales dan información abundante sobre los casos de explotación y locales dedicados a este fin en la Ciudad.

Luego de ello, la Prefectura Naval Argentina hizo tareas de inteligencia en varios lugares donde constató que se ejercía la prostitución. Los locales en cuestión son “Bacán”, “Tu y yo”, “Eros”, “Crucero” y “Quijote”, entre otros.

Tras una investigación de la UFASE se pudo corroborar que “Crucero”, ubicado en ruta provincial Nº 5 en intersección  con la calle Arturo Illia, de la Ciudad de corrientes, tiene como dueño al ex comisario provincial Marcelino Ramón Zaracho, y la cónyuge de este, Raymunda Casal, es quien tiene a cargo el lugar “Quijote”.

En la investigación no se descarta la existencia de situaciones de trata más allá que sean chicas mayores de edad, y muchas de ellas oriundas del Paraguay. En el local perteneciente al ex comisario se encontró una gran cantidad de mujeres ofrecidas para prostituirse, y se acusa a Zaracho de “promoción o facilitación” de la prostitución, e infracción a la Ley 12.331 de profilaxis antivenérea

En su escrito a partir del cual le dio impulso a la investigación, el fiscal Colombo aclaró que “existe explotación cuando se promoviere, facilitare,  desarrollare o se obtuviere provecho de cualquier forma de comercio sexual”.

Respecto a la trata de personas aclaró que la misma puede darse antes o durante la explotación sexual. “Se suele pensar que la libertad de locomoción conforma una suerte de consentimiento, excluyendo de este modo, cualquier hipótesis de trata o promoción de la prostitución”.

Colombo sugirió al juzgado federal Nº 1 de Corrientes y a la fiscalía que intervienen en la causa, que se tenga en cuenta la documentación que pueda encontrarse en los locales ya que “la explotación sexual no puede pensarse disociada del beneficio económico de quienes participan de ella en cualquier etapa del proceso y por ello la investigación penal tampoco puede descuidar el aspecto económico de delito”.

En la misma investigación, también están bajo la lupa los hoteles “Guaraní”, “Del turismo”, “Corrientes Plaza”, ya que no se descarta que en esos lugares se ejerzan actividades de prostitución, según las fuentes judiciales consultadas por Online-911.

Según los voceros, desde el juzgado federal de Corrientes apenas habían informado que sólo tenían a su cargo una causa relacionado con un prostíbulo de la Capital Federal pero que la misma estaba semi paralizada. Incluso, la fiscalía había pedido el desistimiento de la instrucción.

Lo llamativo –según las fuentes- es que pese a las pocos casos judicializados son numerosos los artículos periodísticos que dan cuenta de la oferta de prostitución en varios lugares en Corrientes.
Categorías: noticias

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *