Antes que nada, quiero pedirles disculpas a todos por la falta de continuidad en estos escritos, ya que por razones que superan mi voluntad no estuve en las mejores condiciones para realizarlos.
Debido a la insistencia del equipo para que escribiera…lápiz y papel en mano (como siempre) me senté, para confirmar lo que yo ya me suponía…no puedo hablar, ni pensar ni mucho menos escribir sobre otra cosa: la peor de mis pesadillas.
Para empezar debo contarles inevitablemente, que soy HIV +, estoy expletomisada (extracción del vaso), tengo hepatitis C, tuberculosis, una hernia y eventración en la zona del abdomen.
A raíz de estas patologías me vi obligada a deambular por prácticamente todos los hospitales de capital y algunos de provincia, solo para darme cuenta que conseguir un diagnostico y la correspondiente medicación es un trámite tan burocrático, que acaba por convertirse en la más dolorosa de las patologías.
Hace dos meses que padezco de herpes u hongos o no sé que, en la boca, en la lengua y los labios, esta situación es muy molesta, incómoda y hasta dolorosa, aparte impide alimentarme  correctamente. En busca de una solución o aunque sea un paliativo, comencé mi peregrinación  por diferentes establecimientos de salud en donde me recetaron Aciclovir (pensando que era un herpes), el cual no había en la farmacia del hospital. Para no manguear a las hermanas me fui al Ministerio donde tampoco había.
Las hermanas tuvieron que comprármelo pues mi cuadro empeoraba, salió $ 146 y traía 16 pastillas y debía tomar 3 por día una cada 8 horas, por ende esta caja me duraría aproximadamente 8 días, como me negaba totalmente a seguir sufriendo dolores y a seguir sin comer, tampoco quería pedirle a las hermanas que gasten más plata. Con una de las integrantes del equipo llamamos a laboratorios que lo fabrican y varios días después recibimos la llamada.
A estas alturas
ya me tomé como 4 cajas de Aciclovir
y me quedé casi pelada.
Chupé aloe vera
me hice buche con nistatina y de bicarbonato.
Hasta  compre caramelos de propóleo,
sin ver mejorías.
Acudí a la guardia de nuevo
me mandaron  a ver a un estomatólogo
a un micólogo…
y al estomatólogo lo busque
en dos hospitales diferentes
y todavía no lo encontré
y el micólogo me hizo una biopsia…
y esto un hongo, no es.
y yo sigo con dolor y sin comer.
Sigo con mi hernia.
Sigo con una hepatitis C mal diagnosticada, pero sin medicar y que sería incompatible con la medicación para la TBC (Tuberculosis) y lo de la boca, todavía, ni sé lo que es.
La realidad para los enfermos de HIV es que en todos lados, hasta que te hacen los estudios, hasta que están los resultados, y hasta que un médico los ve y la médica te medica (si es que hay medicación) pasa una cantidad de días tan largos que el cuadro empeora al punto muchas veces de volverse irreversible por lo cual toda peregrinación, toda voluntad y todas las  ayudas episcopales se vuelven obsoletas.
Tal vez ustedes no lo sepan, pues no concurren tan asiduamente a un hospital como yo, tal vez en ustedes las enfermedades no hagan tantos estragos como en mí, pero esto es así, es así. Con todo mi dolor debo decir que el sistema de salud, está más enfermo que yo y cuidado….es contagioso.
Los síntomas pueden ser: 
ü  Indignación
ü  Impotencia
ü  Desasosiego
ü  Depresión
ü  Desesperación.
Si usted presenta alguno de estos síntomas, ni se le ocurra consultar a su médico.
Analía


Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.