Yo voy a hablar en tiempo pasado. Mi profesión era docente. 30 años en las escuelas públicas. El horario era de 8 a 12 de la mañana.

Al comenzar mi trabajo yo hice un curso de perfeccionamiento docente durante un año y eso me permitió aumentar mis conocimientos para satisfacer mis ansias de acercarme a los niños: música, teatro, dramatización, gimnasia.

En los últimos años de trabajo organicé un diario oral como un informativo de la televisión. Era un grupo de 8 a 10 niñas que leían noticias de la provincia de Tucumán, noticias nacionales y noticias de la misma escuela. La primera comenzaba saludando y presentando a las locutoras y la última agradecía la atención e invitaba para la próxima semana. Salía en la séptima hora, una vez a la semana. Rotaban, no siempre eran las mismas. Eso las ayudó a leer y a escribir mejor cada día.

Yo gustaba mucho de mi trabajo, pero el salario siempre fue bajo. Recibí muchas satisfacciones en mi vida de docente.

Misara

Categorías: de todo un poco

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *