Por: Diego Díaz scj

El presente artículo intentará ser una aproximación a la categoría y al paradigma del cuidado para los ámbitos de vida personal, de la salud y de la espiritualidad. El punto de partida es la lectura de un libro de Leonardo Boff O cuidado necessário.

El planeta Tierra y toda la humanidad están sufriendo cambios cada vez más acelerados o más notorios, sobre todo por el alta densidad poblacional del planeta. Muchos cambios climáticos y ambientales han sido exacerbados por la intervención humana. Sin embargo la categoría y el paradigma del cuidado, parecieran ser una respuesta y un modo de comprender alternativo que nos posibilite articular el cuidado con la sustentabilidad de nuestro planeta.

¿Pero de qué manera esta categoría y paradigma del cuidado se relacionan con el trabajo con las mujeres y con la propuesta de P.A.R?

El cuidado del propio cuerpo, y del cuerpo de los otros/as como una necesidad, como un aprendizaje para estos tiempos que corren. Los seres humanos somos fundamentalmente cuerpo, somos un cuerpo, nacemos, despertamos, comemos, nos movemos, nos relacionamos, con y a través del cuerpo. Por otro lado es necesario comprender que como seres humanos que somos, necesitamos de los otros/as para sobrevivir, no poseemos un órgano especializado que nos garantice la sobrevivencia o que no defienda de los riesgos como ocurre en algunas especies animales. Esto no da cuenta que necesitamos del cuidado de otro/a para garantizar nuestra vida.

¿Cómo cuidarme o cuidar a otra/as si nunca tuve esta experiencia? Es necesario hacer un esfuerzo de mantenernos en integridad y serenidad sino tuve esta experiencia. Solo es necesario detenerse y observar las maneras y formas de cuidado que hay en la Tierra, observar como cuidan a las crías de los animales. Los gestos de cuidado que aparecen sencillamente en lo cotidiano de la vida. En este sentido las propagandas de productos de belleza y otros productos explotan la categoría del cuidado del cuerpo o de sí mismo/a como un modo para alcanzar la felicidad o la belleza, pero en si el cuidado lo único que logra es brindar esa necesidad de cuidado y respeto que todos necesitamos.

Cuidar de sí mismo/a y de otros es no solo una necesidad humana, sino también un aprendizaje, que a lo largo de la vida, por medio de experiencias de cuidado podemos aprender, o desaprender formas nuevas de cuidar o de relacionarme.

Una de las maneras más sencillas de entrar en el tema del cuidado, es ver y anotar en un papel una lista de prioridades que tienen que ver con el cuidado, por ejemplo. Hacer una lista de los dolores o quejas que mi cuerpo me hace notar. (Las arrugas aquí no cuentan, las consideraremos como aquellas señales de sabiduría en la vida), del otro lado de la lista escribo que solución inmediata, es decir hoy, puedo tomar yo, ( ejem: pedir turno para el médico, cepillarme el cabello, cepillarme los dientes, cortarme y pulirme las uñas)

Otra manera de cuidarme y cuidar a otros es por medio de la alimentación. Y no es solo de tener una dieta rica y saludable, sino también pensar como son los espacios y momentos de comida. Es una manera adecuada de cuidar, que los momentos de las comidas, sean serenos, relajados, promotores de diálogo, de compartir.

Para ir finalizando les propongo escuchar la canción de Jorge Drexler y Pedro Guerra, Cuidame, en youtube, la puedes encontrar (es una buen ring ton para despertar por la mañanas)

Aquí va una estrofa de la canción que refleja el trabajo que intentamos realizar los que colaboramos en P.A.R,

Cuida de mis sueños cuida de mi vida 
Cuida a quien te quiere cuida a quien te cuida 
No maltrates nunca mi fragilidad 
Yo seré el abrazo que te alivia

La trata de personas y la explotación de mujeres por medio de la prostitución son una forma de NO CUIDAR la vida,

En P.A.R apostamos por cuidar la vida, y abrir nuevas puertas, caminos para un mañana mejor.

Categorías: capacitándonos

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *