Nació el 9 de Enero de 1946 en un pueblo del norte de España: Oteiza de la Solana- Navarra.
Entró a la Congregación a los 12 años, teniendo una tía que ya era Oblata. Hizo su Profesión religiosa
el 2 de Febrero de 1965 y el 17 de marzo de ese mismo año, llegó a la Argentina con 19 años.
Un fuerte amor a Dios y un gran sentido misionero le permitió el desprendimiento de su tierra y de su
familia, sin saber si volvería a su Patria alguna vez.
Pues en ese tiempo las hermanas salían de España sin saber si había regreso.
La generosidad de Dios y su deseo de “serle fiel” la hizo una mujer orante, emprendedora, audaz,
valiente, que supo desplegarse en todas las tareas que se le encomendó. Aquí en Rosario estuvo en
dos oportunidades:
En el año 1975-77: estuvo a cargo de un grupo de chicas internas muy chiquitas, donde hizo de madre, de maestra, de compañera. Las llenó de cariño y sobre todo las llevaba muy limpias y lustrosas.
En el año 1996-2014 (18 años) emprendió y abrió un hermoso camino de acercamiento a las mujeres
en su contexto en el Barrio Las Flores. Allí junto a otras hermanas desplegó un trabajo de promoción
humana y cristiana. Patearon el barrio con la Virgen casa por casa.
Buscó recursos económicos en su pueblo natal para construir algunas viviendas de las mujeres.
Supo ayudar a las familias a rescatar los caballos que utilizan como medios de trabajo, ya que en
ése momento estaba prohibido circular en ciertos lugares. Aprendió peluquería sólo mirando como
lo hacía su peluquero. Y al primer chico que le cortó puso la máquina en 0, lo cual tuvo que pelarlo.
El pago en su peluquería, en la que iban hombres, mujeres y niños, era barrer el pelo y a cada cliente
le regalaba un chupetín.
Uno de los instrumentos más útil en los comienzos en el barrio fue un carrito con el cual salían a vender ropa usada por el barrio.
Visi es una mujer de fe, de profundo amor a la Congregación, enamorada de Jesús y apasionada
por vivir el carisma que Dios nos ha encomendado como Oblatas del Santísimo Redentor. Sencilla,
cercana, sensible al dolor humano especialmente al clamor de las Mujeres que se encuentran en situación de prostitución.
En la Congregación ha desempeñado distintos servicios de animación a las hermanas, en la formación, en la parte administrativa y en el acompañamiento a toda la gestión Educativa de los
colegios que tenemos en Argentina. Su espíritu misionero la llevó a viajar a Angola en una misión
de 3 meses.
Este año las Hnas. Oblatas del Santísimo Redentor, estamos de fiesta. Porque Hna. Visi, está celebrando sus BODAS DE ORO de Vida Consagrada.

Celebrar “50 años de entrega y fidelidad”, es una buena ocasión para detenerse, meditar y agradecer
el regalo de la vocación, que es pura gracia y don de Dios.
Hace 50 años, este Dios-Fidelidad te miró y te llamó; quiso contar con vos y te invitó a lanzarte a la
aventura de seguirlo, dejando tus raíces, tu familia de sangre, tu pueblo… tu Patria…y dejaste que El
realizara en ti su proyecto de amor. Sólo en torno a su gracia se va tejiendo nuestra verdadera existencia y nuestra misión como Oblatas que es caminar sobre las huellas de Jesús haciendo un camino de evangelización liberadora junto a otras mujeres.

F E L I C I D A D E S V I S I!
Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.