Por Noelia Ramirez, osr

 

La Familia Oblata celebra esta fiesta en todo el mundo recordando como el amor entregado por Jesús nos libera de todo lo que nos oprime y esclaviza, y a la vez, nos regala Vida Nueva.

No es sencillo hablar de Redención en estos tiempos, hasta nos suena como una palabra antigua, aún dentro de la Iglesia. Sin embargo, el mensaje de Jesús nos recuerda a cada instante que dar la vida es servir con amor a la humanidad herida, es sanar, cuidar, escuchar, es compadecernos ante el sufrimiento de tanta gente, es denunciar tantas situaciones de injusticia y expulsión.

La Redención es actual porque el sufrimiento humano es actual y porque la entrega diaria de nuestra vida siguiendo los pasos de Jesús nos humaniza y nos habilita a compartir la Salvación de Dios a través de acciones y relaciones liberadoras en el día a día.

“Oblata Misericordia, puerta abierta al encuentro.

Mujeres abrazadas por la redención

Somos un sueño de vida nueva:

mujeres erguidas, liberadas de su carga.

Ponemos esperanza en cada entrega,

ya no morimos más, nuestra suerte está echada.

Creemos en la vida que puja y no se cansa

y que le basta una grieta tan solo para nacer.

Vemos en el camino que Dios va can nosotras

y somos invitadas a compartir su amor.

Vivimos el amor, corazón y oído atento:

clamores de mujeres buscando liberación.

Somos un sueño, esperanza en camino.

Oblación cada día en la mesa de la vida.”

Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *