Hola mi nombre es Constanza, soy la profe de computación y quería comentarles un poco como fue este año.  
Personalmente es el primer año entero que doy el taller, tanto los jueves, como los viernes.  
Siguiendo un poco la frase de Violeta Parra de la cartelera: “la creación es un pájaro sin plan de vuelo, que jamás volará en línea recta”, así emprendimos el año, volando, creando y aprendiendo, nunca en línea recta, sino construyendo nuestro propio camino, nuestro andar. Buscando una impronta y una característica que nos identifique. 
Comenzamos el año siendo muchas, literalmente las ocho computadoras (para mi sorpresa, alegría y emoción) estaban ocupadas, con el correr de los meses algunas emprendieron su propio vuelo, otras seguimos en “ese plan de vuelo”. 
Haciendo el balance de este año, se ha colmado de expectativas, de compromiso, compañerismo, generosidad, ganas de aprender cada vez más, de que la “profe” aprenda de sus  “alumnas”, y saber que este es un espacio que intenta ir un poquito más allá de la informática: de pensarnos a nosotras, de expresarnos y comunicarnos. Si bien la computación es un tanto “hermética”, nosotras supimos utilizarla. 
Por último, el taller fue puente de “secundarios”, “estudios superiores”, de concretar trabajos e investigar diferentes temáticas.  
Desde ya agradezco a todas mis alumnas, que han hecho y creado un espacio único, que me han enseñando a mirar un poquito más allá de las cosas, y que con tanto cariño y afecto me han cuidado y mimado. 
¡Será hasta el 2017, con otro aire cambiado y renovado…! 
Antes de despedirme no quería dejar de nombrar un espacio nuevo que surgió este año: 
A principio de año surge la idea de crear un espacio para aquellas mujeres que están realizando sus estudios, lo cual fue un hermoso complemento al taller de computación. Poder ayudarlas en sus tareas, debatir puntos de vistas, escucharlas, intercambiar ideas, lograr razonamientos y que ellas mismas tengan sus propios argumentos para defender lo que piensan y adquirir conocimientos.  
Reímos, armamos afiches, trabajos prácticos, carátulas, buscamos información, fotos,  hicimos resúmenes, etc. Siempre aprendiendo. 
Fue un espacio muy placentero para mí ya que “de alguna forma” también reviví mis estudios. 
Lo que más rescato de este espacio de “apoyo escolar”, así decidimos llamarlo, es ver la auto-superación, el amor propio, las ganas de crecer, de compartir experiencias, de ver que están haciendo un camino o lo que están recorriendo, sin duda, tienen una fuerza de voluntad enorme que realmente contagian. 
Les agradezco a todas las que han depositado un granito de arena, reí y disfruté muchísimo junto a ustedes, me emocioné con sus avances y sus notas, ¡siempre de 7 para arriba, todas, jaja! que fue la ley y el deleite de este año, sin dudas, las felicito, vayan por más, que la meta la forjan ustedes, que la esperanza y la voluntad las acompañan. ¡A seguir haciendo camino! 

Coni 
Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.