Fuente: www.onu.org.pe/Publico/infocus/ddhh_sia.aspx

La discriminación consta de varias dimensiones. Los grupos que son discriminados por su origen racial, por ejemplo, son luego objeto de más actos de discriminación dado que no tienen acceso a los servicios de educación, de salud, ni a los recursos culturales. Las personas con discapacidad constituyen la minoría más grande y desfavorecida ya que, por ejemplo, el 98% de los niños con discapacidad
en los países en vías de desarrollo no asisten a la escuela. Los pueblos indígenas representan el 5% de la población mundial, pero a la vez constituyen el 15% de las personas más pobres del mundo. Por su parte, las mujeres realizan dos tercios de las horas laborales de todo el mundo y producen la mitad de los alimentos mundiales; sin embargo, éstas perciben únicamente el 10% de los ingresos mundiales
y poseen menos del uno por ciento de la propiedad mundial. A pesar de estos desafíos y retrocesos, ha habido y continúa habiendo un cierto rechazo hacia la discriminación. Se han alcanzado suficientes logros como para demostrar que este flagelo sí puede ser erradicado

Categorías: Capacitacion

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *