Mirada de esperanza

Una mujer

Esperaba encontrar unas monjas con hábito. Esperaba encontrar una imagen, un nombre. Algo que hiciera recordar. Me quisieron atender y no quise. Apareció una monja con pantalones. Y vi la Crucecita. Se me mezcló todo, y que esa cruz la había visto en otro lugar, en la calle hace mucho tiempo. Me atendió igual, con Amor y Misericordia, después vinieron a mi hotel nunca me pasó. No les importa como soy, sino como soy por dentro. Vienen a las paradas donde están las mujeres, son extraordinarias. En esta casa me siento muy contenida. “ESTAS no te fallan”

No solo las hermanas sino también las LAICAS que están con ellas. A pesar de todo cuento con las mujeres también. Yo puedo contar DIOS ME ESTÁ CUIDANDO a través de las MUJERES. Me sentí cuidada. ESTO ES UN REGALO DE DIOS.
Estaba metida en un POZO CIEGO y ahora estoy saliendo. TENGO AMIGAS

Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.