Fuente: crescenti.com.ar

Compuesto por una red compleja de células, órganos y tejidos, el sistema inmunológico es el encargado de defender al organismo ante las infecciones, como las bacterias y los virus, ya que el cuerpo atacará
y destruirá a los organismos infecciosos que lo invadan.

Consejos

1) Tener un peso saludable: estar más allá de nuestro peso ideal es peligroso para nuestra salud y nos pone en riesgo de sufrir diversas enfermedades. Se debe llevar una dieta balanceada que incluya frutas
y verduras a diario, pescado y carne en partes iguales, legumbres y semillas. Además, se recomienda beber al menos dos litros de agua diarios y evitar la ingesta de grasas, fritos y azúcares refinados.

2) Controlar la ingesta de alcohol: cuando la ingesta de alcohol es elevada es probable que el cuerpo sufra un proceso de inmunodeficiencia, ya que el alcohol inhibe al sistema inmune,
altera el ciclo del sueño, afecta los niveles hormonales, y
aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

3) Evitar el consumo de drogas: consumir cualquier tipo de droga, sobre todo si se trata de drogas duras, genera una mayor tendencia a sufrir problemas cardiovasculares, asma e infecciones. Esto se debe a que las drogas tienen un efecto inmunodepresor muy peligroso.

4) Regular la cafeína diaria: beber un café al día no es malo, pero el exceso de cafeína puede causar deshidratación y deteriorar el sistema inmunológico.

5) No fumar: el tabaco debilita el sistema inmune, provoca mayor riesgo de padecer enfermedades respiratorias y de corazón e interfiere en los niveles de oxígeno que llegan a cada parte de nuestro cuerpo.

6) Realizar actividad física: es evidente que el ejercicio fortalece nuestro sistema inmune, por lo que se recomienda evitar el sedentarismo y realizar al menos tres horas de ejercicios semanales.

7) Tener el calendario de vacunación al día: las diversas vacunas, tanto en niños como adultos, ayudan a mantener el sistema inmune a salvo de ataques que podrían desencadenar una infección o una enfermedad grave. Se recomienda conocer qué vacunas corresponden aplicarse según la edad, periodo y zona de residencia.

8) Estar atento a los resfríos: los resfríos son un buen termómetro de la salud de nuestro sistema inmunológico. Resfriarnos a menudo puede ser una señal de que tenemos un sistema inmune debilitado y debemos tomar los recaudos necesarios para reforzarlo.

9) Informarse sobre los medicamentos prescriptos: hay medicamentos que son inmunodepresores o que pueden tener efectos secundarios importantes que agraven nuestra salud. Consultar al médico sobre los posibles efectos adversos, puede ahorrarnos dolores de cabeza.

10) Dormir bien: el sueño reparador es fundamental para lograr un sistema inmunológico fuerte, ya que durante éste se producen los anticuerpos que defienden al organismo.

Si pensamos en el bienestar de nuestro cuerpo, en estar fuertes, no enfermarnos y tener una vida plena, debemos pensar siempre en nuestro
sistema inmune. Él será el responsable indiscutible de nuestro bienestar.


Categorías: buen vivir

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.