El martirio riojano

Luego del golpe de estado del 24 de marzo de 1976 se intensificó el control y seguimiento a los miembros de la Iglesia.

El 18 de julio fueron secuestrados, torturados y asesinados los padres Gabriel Longueville y  Fray Carlos Murias de Chamical. Pocos días después, el 26 de julio, ametrallaron en la puerta de su casa al laico campesino Wenceslao Pedernera, en Sañogasta.

Por estos asesintatos se realizó una novena en Chamical, el 4 de agosto Mons. Angelelli junto al P. Arturo Pinto emprendió el retorno a la capital riojana, tomando la precaución de abandonar la ciudad por el camino viejo para pasar inadvertido. “Íbamos conversando normalmente… y andábamos a una velocidad normal porque no teníamos apuro… -declaró su acompañante que sobrevivió al atentado- pasamos Punta de Los Llanos… de pronto, noté que un vehículo nos alcanzaba. Identifiqué ese vehículo como un Peugeot 404, de los viejos… recuerdo nítidamente que era de color claro… una vez que este vehículo se nos puso al lado, hizo una maniobra hacia adelante de nosotros. Y en ese momento se produjo una explosión.” La obstrucción obligó a Mons. Angelelli, que conducía la camioneta, a salirse hacia la banquina derecha, volcando unos ochenta metros adelante. Pinto quedó inconsciente. El cuerpo del Obispo fue sacado y su nuca golpeada contra el asfalto quedando su corpulenta figura extendida con los brazos abiertos sobre la ruta.

Se intentó ocultar el crimen como “accidente automovilístico” y la causa judicial fue archivada. En 1986 se reabrió, el juez Aldo Morales resolvió que la muerte del Obispo había sido un “homicidio fríamente premeditado y esperado por la víctima”. En 2006 se reabre nuevamente, finalizando con la sentencia condenatoria a algunos de los responsables en 2014.

En septiembre de 2016 concluyó en La Rioja la instrucción diocesana de la causa de canonización, a cargo del obispo de La Rioja Marcelo Colombo. En octubre ingresó en Roma a la Congregación para las Causas de los Santos, que decidió unificarla a la de los otros tres mártires riojanos. El 8 de junio de 2018, Mons. Marcelo Colombo anunció la autorización del Papa Francisco para que fuese publicado el Decreto en el cual se reconoce el martirio de odio de la fe a los cuatro Venerables Siervos de Dios. La ceremonia de beatificación tuvo lugar en la ciudad de La Rioja el 27 de abril de 2019.

Fuentes: “Enrique Angelelli Obispo y Martir “de Luis Miguel Baronetto.
https://tiempolatinoamericanoblog.wordpress.com/enrique-angelelli/

“Que vivan los cuatro mártires”

¡Que vivan Los cuatro mártires 

Enrique, y sus compañeros 

Carlos, Gabriel, Wenceslao 

en la tierra y en el cielo! 

¡Felices los perseguidos 

por practicar la justicia! 

Con su lucha y con su ofrenda 

traen la Buena Noticia.

Obispo Enrique Angelelli,

Pastor santo, Padre Bueno,

amaste al Pueblo, a la Iglesia

con tus palabras y gestos.

En Argentina,

tu voz es una luz de esperanza

y tu solidaridad

Justicia y Paz nos alcanza.

Carlos Murias,

sacerdote Franciscano conventual,

tu juventud entregaste en tierras de Chamical.

Como a Jesús, el maestro,

te quisieron silenciar y

ahora vivis en tu pueblo:

no callaste la verdad.

Padre Gabriel Longeville

misionero y artesano,

con tu cruz y tu paciencia

diste a Cristo a tus hermanos.

Compañero y servidor

desde Francia hasta los Llanos,

agradecemos los dones

que derramaron tus manos.

Wenceslao Pedernera

campesino luchador,

tu familia agradecemos

el testimonio de amor:

en tus ultimas palabras

“No tengan odio”, se oyó.

Y tu sangre en Sañogasta

es recuerdo y es valor.



0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *