Hna. Mariana Serrano – Noviembre de 2007

Te invito a un pequeño “retiro espiritual”, un ejercicio de meditación y oración que nos ayude a recuperar el tiempo de Navidad a través de recuerdos de la infancia, entre alegrías y emociones compartidas. Transitemos con mucho respeto en
la memoria del corazón por esta “etapa de viejas miradas…”.
La reflexión a Luz de la Palabra: Lucas 2: 1-
7, texto del Evangelio que narra en nacimiento de Jesús en Belén.
¿Qué nos hace pensar? ¿Cómo fue la Primera Navidad en Belén? ¿Quiénes estaban allí para recibir al Niño Jesús?
¿Cómo fue la primera navidad que recuerdo? ¿Cómo eran las cosas en esa época cuándo éramos niñas/os?
– fiesta
– encuentro
– reunión
– familia
– excusa para verse
– deseo de felicidad
– necesidad de juntarse en familia
– problemas colaterales: regalos – ¿los hay o no?,
¿qué significan?, ¿con qué sentido…?
– comidas – lugares de reunión – ¿dónde?, ¿con quién?…

¿Qué queremos?
– cambiar situaciones
–modificar pensamientos y acoger los sentimientos que afloran sean como sean.
“Época de viejas miradas y Tiempo de nuevas miradas”
Transitando el tiempo de Adviento y Navidad
– intentar comprometernos para celebrar la Navidad con espíritu de hermandad, fe y esperanza.
– usar la oración como instrumento valioso e importante,
tanto a nivel personal, como familiar y  comunitario.
NAVIDAD: Una propuesta diferente:
“Pensar la Navidad como única en el recuerdo futuro de nuestros niños y niñas”.
¿Cómo? ¿Es posible dejar en herencia a quienes hoy están creciendo, una experiencia de fe, vida, esperanza y fiesta? Te invito a intentarlo…
“Celebración de Navidad”
Un día antes o después de Navidad, o bien, en la misma Noche Buena, vamos a Compartir un tiempo con nuestra familia, nuestra comunidad, para reflexionar, y trabajar situaciones que a veces nos dan señales opuestas:
soledad ———— acompañamiento
droga ———— contención
depresión ——— alegría
materialismo ——– espiritualidad
embarazos de adolescentes — información adecuada.
Como familias cristianas, sabemos que Dios viene a proponernos Vida y Esperanza.
Muchas veces, nos va dando señales y nos predispone a recibir. También hay contextos y tiempos
que permiten ver o no, esas señales. Muchas veces, las “épocas de viejas miradas” necesitan ser transformadas en “tiempos de nuevas miradas”.

Ante las señales, Dios nos da la libertad de decidir y si fuera necesario, aprender del error, y transitar tiempos de reparación, tiempos de recuperación. Señales que indican nuevos rumbos y muchas veces, torcer el rumbo. La Navidad, entonces, nos pre-dispone, nos
prepara a recibir, a abrirnos a lo nuevo, a la Vida digna.
Queremos comprometernos esta Navidad a vivirla de manera significativa para nosotras/os mismas/os y para las/os demás. Asumimos el compromiso cristiano de realizar acciones solidarias con amplia recuperación de la humanidad y la hermandad:
* cantar villancicos con nuestros familiares y amistades en los encuentros durante la Navidad,
* acompañar a personas mayores que durante la mayor parte del año sienten mucha soledad,
* abrazar a quien está cerca nuestro aunque muchas veces no estemos de acuerdo con su forma de proceder.
Con el corazón pre-dispuesto a recibir, a escuchar, a saber mirar…. Nos invitamos mutuamente a realizar estos pequeños gestos como fuertes señales de nuestro compromiso de iniciar este tiempo de nuevas miradas, este camino durante el Adviento….
A reencontrar la Navidad… y celebrar el nacimiento de Jesús!
Te propongo este villancico con paisaje y lenguaje norteño y te animo a recordar aquellas canciones navideñas que aprendiste hace muchos años y aún viven en tu corazón



0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *