Por Hna. Mariana Serrano O.S.R.
M. S.: ¿Dónde naciste Alicia?
A.O.: Nací en la ciudad de Salta el día 14 de marzo 1940
M. S.: ¿Cómo está constituida tu familia?
 A.O.    Erámos 6 herman@s, y  ahora estoy casada , tengo  un hijo y una hija, ambos solteros.
M. S.: ¿Te gusta vivir en la ciudad donde tenés tu casa?
 A.O. Sí, a veces me gustaría no tener que viajar para llegar a Buenos Aires.
M. S.: ¿Cuándo y cómo entraste en contacto con las personas de Puerta Abierta Recreando?
A.O.: En el año 1994 conocí a las Hnas. Herminda, Manuela y Teresa en Confar (Conferencia de Religiosos/as). Había un seminario dónde se hablaban de las distintas Pastorales de las diferentes Congregaciones de Religiosas, y me asombró su Pastoral.
M. S.: Además de las visitas a las mujeres en las calles… ¿qué más hacés cuando venís al Proyecto?
 A.O. En el Proyecto estamos trabajando los nuevos cambios, nuevas propuestas, con  nuevos desafíos, que me parecen  muy interesantes para el futuro.
M. S.: ¿Invitarías a otras personas a vivir la experiencia de compartir la vida con personas que tienen un alto grado de sufrimiento?
 A.O. Si ¡¡¡ por supuesto!!!
M. S.: ¿Qué cosas soñás para el futuro del Proyecto Puerta Abierta Recreando?
 A.O.: Una plena actividad, en calle y en el  Centro de Día, apoyando cambios para que nazcan nuevas esperanzas para las mujeres, tengo mucha fe que esto ocurra.
M. S.:  ¿Como alimentás tu esperanza y tu fe desde la espiritualidad de la Familia Oblata?
 A.O.: El proyecto que iniciaron el Padre Serra y junto a una gran mujer como la Madre Antonia, ambos visionarios, es algo dónde me ayudó ver que no tiene límites la Misericordia, una visión de Jesús, que nadie queda excluida del Proyecto de Dios, una visón de ver la persona, no sus angustias y de la capacidad de las personas para enfrentar la adversidad y emerger de su situación traumática.
M. S.: ¿Alguna vez escuchaste un grito lleno de dolor, de parte de las mujeres que acompañás hace tanto tiempo?
 A.O.: Sí, muchas veces y el poder estar allí con la escucha, alentando su autoestima, y también el  meterse en su grito sin romper el pudor de ellas.
M. S.: ¿Alguna palabra o algún mensaje para las personas que leen la Revista Puerta Abierta?
 A.O.: Sí, que la impotencia es una mentira que nos colocó en la cabeza la sociedad opresiva y que podemos llegar a las metas que nos propongamos y pensar que el silencio de la indiferencia es hermano del mal de nuestra sociedad.
M. S.: ¿Y algunas palabras Alicia, para quienes desean prestar un servicio voluntario como el tuyo?
 A.O.: Es una Pastoral distinta a la acostumbrada, el reconocer que ellas, las mujeres que acompañamos, también son Hijas de Dios, nuestras hermanas, no excluir. Cada vez son mas las personas que abordan el problema de la Trata, y que no van a poder más silenciar el trabajo en red que  estamos haciendo, y el desafío final es terminar con la pobreza de muchas/os y eliminar poco a poco la exclusión de muchas/os en esta sociedad opresiva.
M. S.: ¿Tenés algo para decir a las integrantes de Puerta Abierta Recreando y para las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor?
 A.O.: Lo que siempre me gustó fue el carisma de las Hermanas y por supuesto cuando se suman personas al proyecto vemos, como se involucran en esta Pastoral sin miedo a las posibles derrotas y que seguimos en pie creyendo en lo que hacemos. Somos como una llama en la oscuridad de la vida.
M.S.: ¡Muchas gracias Alicia!,  tu testimonio de vida y de generosidad brinda una luz de esperanza y fortaleza a nuestra tarea cotidiana. Es muy valioso tu esfuerzo, tu entrega valiente y solidaria durante estos 16 años de permanencia en la Familia Oblata. Estamos felices de contar con tu presencia y tu cariño.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *